Estrés y aprendizaje

Estrés y Aprendizaje

Ahora comenzamos el nuevo curso, vuelta a las rutinas y vuelta, para muchos niños a un verdadero calvario por tener que enfrentarse todos los días a sus dificultades, sus miedos, inseguridades…

Imagínate, tu como adulto, todos los días te exigieran correr o hacer deporte muy exigente en el trabajo, cuando eres asmático y jamás has conseguido disfrutar del deporte, por tus dificultades y miedos a tener una crisis. ¿Cómo llegarías todos los días al trabajo? ¿Crees que tu hijo podría sentirse así en algún momento?

Cuando nuestro entorno nos exige hacer cosas para las que aún no tenemos capacidad ni estamos preparados, nos genera estrés. Este estrés se convierte en algo negativo, malo, porque nos paraliza.

¿Podemos aprender con estrés? El estrés es algo positivo, pero como todo, en su justa medida, podemos entenderlo en este caso como un sinónimo de motivación. ¿Cómo afecta el estrés en el aprendizaje?

 

  • No tener nada de estrés nos lleva a la inactividad (si lo tenemos todo resuelto y nos sentimos cómodos, ¿para qué ponernos en marcha y buscar actividades nuevas?)

Si esto lo llevamos al aprendizaje en niños y adolescentes, el resultado que tenemos es la pasividad, no sentirse motivado para aprender. Esto puede ocurrir cuando los alumnos/as sienten que lo tienen todo perdido, ya no hay nada que hacer. El círculo de personas de mi alrededor ya saben que no podré con esto, así que ¿para qué lo voy a intentar? no voy a poder.

Nivel bajo de estrés → nos aleja de la oportunidad de poder aprender

 

  • Nivel medio de estrés es el que nos permite sentirnos activos, capaces de poner en marcha nuestros recursos y lo que sabemos para conseguir metas. Es el nivel óptimo para poder aprender, porque ya de base tenemos curiosidad, motivación y sentimos que somo capaces de poder enfrentarnos a ello.

Es un momento en el que nuestras capacidades cognitivas (atención, percepción, memoria…) están activas y además son capaces de funcionar correctamente, porque no es un estrés que nos bloquea, sino que nos abre puertas al conocimiento.

Nivel medio de estrés → nos permite aprender

 

  • Nivel alto de estrés nos lleva también a la inactividad o a la sobre actividad pero sin una meta clara, por lo que no sabremos canalizar bien ese estrés.

Niveles altos de estrés nos paralizan tanto psicológicamente como físicamente.

Psicológicamente porque nos sentimos sobrepasados y nuestras capacidades cognitivas no van a funcionar correctamente porque van a estar saturadas y esto nos puede llevar al bloqueo. Algunos ejemplos:

  • Alumnos/as que en los primeros cursos de primaria les piden hacer problemas matemáticos, pero no saben enfrentarse a ellos. Esto les lleva a ir aprendiendo que no son capaces de hacerlos y que nunca lo conseguirán. Estos pensamientos les afectan a habilidades como la atención o la memoria. Al no poder concentrarse, no van comprender correctamente el texto (el vocabulario, las construcciones sintácticas de las frases…)

  • Alumnos/as de la ESO que tiene que enfrentarse a un exámen de una asignatura que es compleja para él/ella. La inseguridad que siente por no sentirse capaz de enfrentarse y el estrés que le genera le puede provocar un bloqueo y no saber enfrentarse al exámen. En este caso un nivel alto de estrés no le permite utilizar sus recursos cognitivos de una manera funcional para poder recuperar la información que ha ido reteniendo en sus horas de estudio.

Por otro lado, altos niveles de estrés tiene efectos negativos a nivel físico. El corazón y la respiración se aceleran, lo que genera sensación de angustia y desequilibrio. Hace que nos sintamos nerviosos y esto nos lleva a no descansar bien por la noche y todo esto se refleja durante el día en nuestras actividades. Además, vivir en estado de alerta constante genera mucho desgastes físico y emocional, somos más susceptible a cualquier cambio inesperado, generando en nosotros más angustia, y nerviosismo aun.


Todo esto nos lleva a sacar una conclusión, los alumnos/as deben trabajar con un nivel óptimo de estrés, que le permita aprender. Por lo que se trata de identificar qué necesidades tiene cada uno (de manera individual, sin comparar con otros alumnos/as) y trabajarlas. No hay más que conocer nuestras limitaciones y capacidades, y así potenciarlas.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Estrés y Aprendizaje
Author Rating
51star1star1star1star1star

Una respuesta a “Estrés y aprendizaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *