¿Qué regalar a un bebé en Navidad?

GIMNASIO PARA BEBÉS

Los gimnasios para bebés tiene beneficios en su desarrollo cognitivo y psicológico. Alguno de ellos son:

  • Estimulación visual: el movimiento de las piezas permite el seguimiento ocular, necesario para etapas posteriores en su desarrollo

  • Estimulación motora: el hecho de tener que mover sus piernas o brazos para mover las piezas motiva su movimiento. Permite el control corporal y desarrollo de la coordinación motora. El bebé puede ir explorando sus propios movimientos y las consecuencias que puede tener en algo externo a él/ella.

  • Focalizar la atención: en concreto el gimnasio de la foto favorece este aspecto. No tiene demasiados estímulos, son colores neutros y solo utiliza dos tonalidades. Es muy beneficioso para permitirle al bebé poder focalizar su atención en uno o dos estímulos y de esta forma explorar todas las posibilidades que tiene el juguete.

He escogido este modelo de gimnasio como ejemplo de juguete que gracias a su simplicidad se favorece más el desarrollo psicológico del bebé, con respecto a otros que utilizan demasiados colores, sonidos, movimientos…. El bebé, por su desarrollo cerebral, no es capaz aun de centrar su atención en más de dos estímulos de manera simultánea.

 

elcolordelaspalabras.com

chinpum.eu

Estrés y aprendizaje

Estrés y Aprendizaje

Ahora comenzamos el nuevo curso, vuelta a las rutinas y vuelta, para muchos niños a un verdadero calvario por tener que enfrentarse todos los días a sus dificultades, sus miedos, inseguridades…

Imagínate, tu como adulto, todos los días te exigieran correr o hacer deporte muy exigente en el trabajo, cuando eres asmático y jamás has conseguido disfrutar del deporte, por tus dificultades y miedos a tener una crisis. ¿Cómo llegarías todos los días al trabajo? ¿Crees que tu hijo podría sentirse así en algún momento?

Cuando nuestro entorno nos exige hacer cosas para las que aún no tenemos capacidad ni estamos preparados, nos genera estrés. Este estrés se convierte en algo negativo, malo, porque nos paraliza.

¿Podemos aprender con estrés? El estrés es algo positivo, pero como todo, en su justa medida, podemos entenderlo en este caso como un sinónimo de motivación. ¿Cómo afecta el estrés en el aprendizaje?

 

  • No tener nada de estrés nos lleva a la inactividad (si lo tenemos todo resuelto y nos sentimos cómodos, ¿para qué ponernos en marcha y buscar actividades nuevas?)

Si esto lo llevamos al aprendizaje en niños y adolescentes, el resultado que tenemos es la pasividad, no sentirse motivado para aprender. Esto puede ocurrir cuando los alumnos/as sienten que lo tienen todo perdido, ya no hay nada que hacer. El círculo de personas de mi alrededor ya saben que no podré con esto, así que ¿para qué lo voy a intentar? no voy a poder.

Nivel bajo de estrés → nos aleja de la oportunidad de poder aprender

 

  • Nivel medio de estrés es el que nos permite sentirnos activos, capaces de poner en marcha nuestros recursos y lo que sabemos para conseguir metas. Es el nivel óptimo para poder aprender, porque ya de base tenemos curiosidad, motivación y sentimos que somo capaces de poder enfrentarnos a ello.

Es un momento en el que nuestras capacidades cognitivas (atención, percepción, memoria…) están activas y además son capaces de funcionar correctamente, porque no es un estrés que nos bloquea, sino que nos abre puertas al conocimiento.

Nivel medio de estrés → nos permite aprender

 

  • Nivel alto de estrés nos lleva también a la inactividad o a la sobre actividad pero sin una meta clara, por lo que no sabremos canalizar bien ese estrés.

Niveles altos de estrés nos paralizan tanto psicológicamente como físicamente.

Psicológicamente porque nos sentimos sobrepasados y nuestras capacidades cognitivas no van a funcionar correctamente porque van a estar saturadas y esto nos puede llevar al bloqueo. Algunos ejemplos:

  • Alumnos/as que en los primeros cursos de primaria les piden hacer problemas matemáticos, pero no saben enfrentarse a ellos. Esto les lleva a ir aprendiendo que no son capaces de hacerlos y que nunca lo conseguirán. Estos pensamientos les afectan a habilidades como la atención o la memoria. Al no poder concentrarse, no van comprender correctamente el texto (el vocabulario, las construcciones sintácticas de las frases…)

  • Alumnos/as de la ESO que tiene que enfrentarse a un exámen de una asignatura que es compleja para él/ella. La inseguridad que siente por no sentirse capaz de enfrentarse y el estrés que le genera le puede provocar un bloqueo y no saber enfrentarse al exámen. En este caso un nivel alto de estrés no le permite utilizar sus recursos cognitivos de una manera funcional para poder recuperar la información que ha ido reteniendo en sus horas de estudio.

Por otro lado, altos niveles de estrés tiene efectos negativos a nivel físico. El corazón y la respiración se aceleran, lo que genera sensación de angustia y desequilibrio. Hace que nos sintamos nerviosos y esto nos lleva a no descansar bien por la noche y todo esto se refleja durante el día en nuestras actividades. Además, vivir en estado de alerta constante genera mucho desgastes físico y emocional, somos más susceptible a cualquier cambio inesperado, generando en nosotros más angustia, y nerviosismo aun.


Todo esto nos lleva a sacar una conclusión, los alumnos/as deben trabajar con un nivel óptimo de estrés, que le permita aprender. Por lo que se trata de identificar qué necesidades tiene cada uno (de manera individual, sin comparar con otros alumnos/as) y trabajarlas. No hay más que conocer nuestras limitaciones y capacidades, y así potenciarlas.

Se acerca la vuelta al cole

Se acerca la vuelta al cole

Para muchos ya comienza la cuenta atrás, el cole cada vez está más cerca. El verano ha sido para los niños un tiempo de descanso, romper rutinas, pasar más tiempo con la familia.

Todo este tiempo es muy enriquecedor para nuestros hijos/as, aunque el verano parezca muy largo. Los/las niños/as estás bajo una gran presión exigencia durante 9 meses al año (piensa un momento qué te ocurriría a tí como adulto tener esa presión y evaluación constante).

El verano tiene muchas ventajas para ellos como:

  • Dedicar tiempo al juego libre

  • Dar rienda a la imaginación porque tienen tiempo

  • Tener momentos para aburrirse y así tener que buscar un entretenimiento

  • Pasar todo el día con las personas más importantes de su vida

  • Poder pasar tiempo sin demostrar mis conocimientos y si hago bien todo lo que me exigen

  • Aprender mediante el juego y no solo a través de la lectura y el estudio

Igual que el verano es un momento de relajación y recuperar energías para los adultos, los niños también necesitan de todo esto y olvidarse un poco de las actividades extraescolares que le ocupan toda la tarde, de los deberes, de madrugar todos los días o de tener todos los deberes perfectamente hechos para que no les pongan un negativo.

Sin embargo, dentro de poco tocará recuperar todas estas rutinas y hábitos, pero ¿cómo pasamos de ser totalmente libres durante tantos días a tener que llevar un horario y unos objetivos sin que nos cueste trabajo ni enfados?

Es recomendable volver progresivamente a las rutinas, para ir integrándolas poco a poco sin que se haga tan cuesta arriba para el niño y para los adultos:

  • Comenzar a madrugar algunos días de la semana

  • Dedicar ciertos días de la semana a recordar algunos conceptos del cole (hacer cuentas, problemas…)

  • Leer algún día de la semana

  • Hacer manualidades (como actividad preparada)

  • Visitar a los amigos del cole

  • Como dentro de poco comenzará el cole, hay que recordarlo y pensar en todo lo qué hacíamos cuando estábamos en el cole y las actividades extraescolares a las que íbamos

  • Establecer poco a poco horarios de comida, merienda, cena, tablet, ir a la cama….

  • Preparar el material escolar para que de este modo vaya comprendiendo que hay que volver al cole y que este momento no tiene porqué ser angustioso.

  • Permitir que durante el día esté con otras personas de la familia o amigos ( para ir familiarizándose al no estar en casa todo el día y con personas muy cercanas a él/ella)

¿Boli rojo o boli verde?

La importancia en la educación de cómo el profesor motiva al alumno/a (¿boli rojo o boli verde?)

Hace un tiempo comenzó a hablarse de la diferencia entre corregir con Boli Verde o con Boli Rojo.
A continuación explicaré en qué consiste y porqué tiene beneficios la Técnica del Boli Verde.

El objetivo es favorecer un sentimiento de competencia en el alumno/a que facilite el aprendizaje, se sentirá activo y protagonista en su proceso de aprendizaje.


¿En qué consiste la Técnica del Boli Verde?

Esta técnica del Boli Verde consiste en resaltar en las tareas de clase lo que realiza correctamente cada alumno, sin señalar solamente los errores. De esta forma conseguimos que el alumno vea lo que sí es capaz de realizar, se sienta capaz. También le ayudará a seguir manteniendo lo que sabe que sí es correcto.
El alumno/a aprende que para poder llegar a tener mayor cantidad de correcciones positivas tiene que poner en marcha sus capacidades.
De esta forma estamos alentando la autoeficacia del alumno, y activando actitudes que le permitan ir enfrentándose a tareas cada vez más complejas, por lo que comenzará a ser un reto para él/ella.
Por el contrario, si nos centramos solamente en los errores, el alumno no va a buscar llegar a la perfección, sino, tratar de conseguir lo que le piden en ese momento en esa tarea, para evitar las correcciones de sus errores. Por tanto, no se facilita tanto la aparición de la motivación y el sentimiento de “Soy capaz de hacerlo”.
La escuela y el colegio es el lugar idóneo para empezar a trabajar ese sentimiento de eficacia “Yo puedo hacerlo”.

¿Qué consecuencias tiene en el alumno/a la Técnica del Boli Verde?

La técnica del Boli Verde es un buen método para que el alumno reciba positivamente las correcciones, creando en el alumnado el sentimiento de competencia.
Como ya hablaba en otra publicación “Las necesidades Psicológicas”, la técnica de Boli Verde permite cubrir una de ellas “Sentirnos útiles”, sentir que somos competentes en nuestro entorno. De este modo el alumno/a pude atribuir los éxitos a sí mismo y a sus capacidades, creando con una buena autopercepción, que llevará a mejorar su autoestima.

¿Qué se consigue la Técnica del Boli Verde?

Se trata de que aparezca la necesidad de ser cada vez mejores consigo mismo, y no para evitar castigos o mostrar al profesorado tus mejores habilidades.
Necesitamos sentir que somos capaces para poder seguir avanzando y probando cosas nuevas, para enfrentarnos a nuevos retos.

¿Tenemos necesidades psicológicas?

La respuesta es SÍ, todos tenemos necesidades psicológicas.

Al igual que necesitamos cubrir ciertas necesidades para poder sobrevivir como son comer, beber o dormir, también necesitamos cubrir ciertas necesidades psicológicas que son básicas para sentirnos bien y felices.

Vivimos dentro de una sociedad que está formada por personas, grupos, organizaciones… con las que interaccionamos, e intentamos integrarnos y adaptarnos, y así sentirnos aceptados.

Las necesidades psicológicas básicas son las siguientes:

Necesitamos sentirnos aceptados a la vez que únicos como persona. Para ello tratamos continuamente de cubrir las siguientes necesidades psicológicas básicas:

Sentirnos útiles:

Queremos ver y sentir que lo que hacemos tiene consecuencias positivas en nuestro entorno. Somos capaces que provocar cambios buenos a nuestro alrededor.
(Los niños/as necesitan que les recordemos que hacen bien las cosas y que además eso nos gusta de ellos. De esta forma van a sentir que les tenemos estima y les valoramos)

Una forma de cubrir esta necesidad en el colegio es mediante la Técnica del Boli Verde

Relacionarnos con nuestro entorno:

Queremos sentir que quienes nos rodean nos tiene en cuenta, y además, podemos contar con ellos cuando lo necesitamos.
(Poder escuchar a un niño/a desde su necesidad, sin tener en cuenta los prejuicios del adulto como puedan ser: está llamando la atención, es muy caprichoso/a, es un flojo, no entiende el valor de las cosas… Que el adulto haga este esfuerzo va a facilitar una relación más cercana con nuestro hijo/a, porque vamos a confiar en él/ella y viceversa.

Ser autónomos:

Necesitamos sentirnos capaces de hacer cosas por nosotros mismos, sin una ayuda constante de otros. Ser capaces de dejar nuestra huella en otras personas nos hace sentir únicos. Para hay que ser valientes y hacer cosas solos/as, tomar decisiones propias y crear nuestra propia escala de valores.
(En un niño/a es muy importante el desarrollo de la autonomía, a todos los niños les encantan hacer las cosas solitos/as, sin ayuda, y ver que son capaces, igual que lo son los mayores. Sin embargo, los adultos no siempre dejamos que esto pase por diferentes motivos como: es más rápido si lo hago yo, no se ensucia tanto, lo voy a hacer mejor…. Pero nuestros hijos/as necesitan sentir que sus padres tienen la confianza de que lo va a hacer solos/as y bien).

Como podemos ver no hay que tener en cuenta demasiadas necesidades psicológicas para sentirnos bien con nosotros, y también, en el caso de padres, para hacer que sus hijo/as se sientan mejor, más confiados y autorrealizados.

¿Qué estilo educativo tienes con tus hijos/as?

Estilos educativos de los padres

El estilo educativo está muy relacionado con la educación que los padres dan a sus hijos. Educar es un proceso muy complejo y difícil porque genera en los padres un gran sentido de responsabilidadNo solo está en casa, también en el colegio, en la calle, en el entorno cercano al niño/a… Esto significa que no recae sobre solamente sobre los padres este complicado proceso.

Sí que es verdad que la familia es la fuente principal, por tanto el estilo educativo de los padres va a ir influyendo en el desarrollo del niño/a.

Dentro de estilo educativo se incluyen muchísimas variables, por lo que no se trata de posicionarnos en un estilo, sino de analizar cómo tratamos a nuestro hijo/a en determinadas situaciones y, sobre todo, ¿queremos educar a nuestro hijo/a de ese modo?


Los estilos educativos se clasifican a partir de dos conceptos claves (CONTROL sobre nuestros hijos/as y  AFECTO).

Tipos de estilos educativos

  • Estilo autoritario: (alto nivel de control y bajo nivel de afecto)

Se caracteriza por ejercer un gran control sobre nuestro hijo/a, olvidando en ocasiones la parte emocional del niño/a. Son padres que suelen utilizar el castigo como medio de control, suelen ser muy exigentes y demandantes (esperan de sus hijos notas muy buenas en el colegio, comportamiento ejemplar en todos los contextos…).

¿Qué efecto tiene sobre el niño/a? es muchas ocasiones tiene un efecto rebote porque no se sienten apoyados emocionalmente por sus padres, solo ven que le imponen metas muy altas que no podrán llegar a alcanzar. Por tanto, tienden a rendirse y pasar de ser un hijo ejemplar a todo lo contrario, ya que sienten la frustración de no poder llegar a lo que se le demanda.

  • Estilo permisivo: (bajo nivel de control y alto nivel de afecto)

Se caracteriza por ejercer poco control sobre los hijo/as, no se establecen límites y normas. Tienen una creencia falsa de que sus hijos necesitan sentirse libres y no presionados durante su desarrollo.

¿Qué efecto tiene sobre los hijos/as? son niños/as que va a ir desarrollando una baja autoestima y, en ocasiones, problemas de socialización con otros niños/as, por lo que puede generar una bajo rendimiento escolar.

Los límites y las normas son necesarias para todos los niños/as, les ayudan a sentirse seguros, a predecir lo que va a ocurrir, en general, les ayudan a comprender cómo funciona el mundo que nos rodea.

  • Estilo democrático: nivel de control y afecto equilibrado

Este estilo educativo es el más saludable para el desarrollo de un niño/a, ya que existe un equilibrio entre el control que ejercen las figuras de autoridad y el afecto que estos les hacen llegar. Se tiene en cuenta los sentimientos y emociones de los padres y de los hijos, a la vez que se establecen límites o normas.

¿Qué efecto tiene sobre nuestro hijo/a? permite un buen desarrollo de todos los niveles (social, emocional y cognitivo). Va a ir creciendo seguros de ellos mismos, porque comprenden que el mundo exterior se mueve por causas y consecuencias sobre las que pueden tener ellos mismos control. Además todo esto le ayuda a desarrollar sus propias habilidades y herramientas para desenvolverse en los diferentes contextos.

  • Estilo negligente: no existe ni control ni afecto

Se caracteriza por un estilo en el que los padres se despreocupan del desarrollo del niño/a, no satisfaciendo todas las necesidades. El niño no llega a comprender que sus padres son sus figuras de referencia sobre las que apoyarse.

¿Qué impacto tiene sobre el niño/a? tanto a corto plazo como a largo plazo tiene efectos negativos sobre el desarrollo. Es un niño que se va  a crecer en la inseguridad por no tener una guía es su crecimiento. Además, puede llegar a generar trastornos del afecto que se van a reflejar posteriormente en relaciones con otros adultos.


Como conclusión a todo esto se puede decir que la educación de un niño es tan importante como el tener satisfechas necesidades más básicas como pueda ser comer. Estarás satisfaciendo sus Necesidades Psicológicas.

El favorecer un estilo educativos que equilibre control y afecto (democrático) desde  infancia, va a permitir crear adolescentes y adultos con un desarrollo psicológico saludable.

Psicología

¿Qué es la Psicología Educativa?

La Psicología abarca muchos campos de intervención, siendo uno de ellos la Psicología Educativa/ Psicología escolar. Esta rama se encarga de aspectos como:

  • Analizar el proceso de aprendizaje, fases y problemas/ dificultades que puede ir apareciendo
  • Observar de manera individual las dificultades que pueden aparecer en un alumno/a durante su etapa escolar
  • Diseñar nuevas metodologías educativas
  • Detectar Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA)
  • Intervenir las DEA teniendo en cuenta las características individuales del alumno/a.
  • Aplicar la psicología del desarrollo evolutivo de los niños/as y adolescentes a la educación, qué hacer para facilitar el aprendizaje
  • Cómo motivar al alumnado en su proceso de aprendizaje teniendo en cuenta sus características individuales.
  • Identificar y gestionar emociones que aparecen a lo largo de la visa escolar.
  • Orientación psicoeducativa a padres y familias
  • Facilitar la comprensión del desarrollo de un niño/a mediante pautas de parentalidad positiva.

¿Por qué nos ayuda la Psicología Educativa?

Por un lado favorece la creación de nuevas metodologías que facilitan el aprendizaje de los alumnos/as.

Por otro lado apoya a los alumnos/as con Dificultades Específicas del Aprendizaje.  Mediante programas de intervención se consigue que los/as alumnos/as puedan comprender su proceso de aprendizaje y así compensar sus dificultades con diferentes estrategias.

En definitiva, la Psicología de la Educación, dentro de la etapa escolar, es la parte que se encargaría de comprender a los alumnos/as de manera individual en su proceso de aprendizaje. Cada uno va a evolucionar de forma diferente, pero hay que apoyar a todos los alumnos y tener en cuenta sus necesidades.